martes, 18 de diciembre de 2007

Casi un año...


...de blog.

Todo empezó en febrero, cuando Api aún soñaba con volver a las selvas de la Serpiente Emplumada, mientras llenaba el maletero de Cliquot, por si surge...

Enseguida llegó la Primavera bendita pa’ ella que nos pilló tratando de arrancarlo y descubriendo que la mujer de rojo existe. Y así, mientras ella nos escribía desde Valparaíso con jet lag, no pudimos evitar hacer una pequeña parada en el Hotel Nostalgia.

Pero seguimos: directas, al objetivo, sin desviarnos. Contamos hasta 118 y nos lanzamos, rotulador en mano, a comprar camisetas de zara, mientras cantábamos canciones de amor totalmente dispuestas a alejarnos de “el verdadero matrimonio”.

Allá por mayo Api empezó a degustar el café de Colombia (yo me tuve que conformar con unas gambas congeladas), mientras desde Tokio nos contaba sus impresiones(consumistas mayormente). En ese tiempo yo descubrí la verdadera relación entre los tíos y la mecánica y Api se encontraba con vips en los Vips mientras se preguntaba aquello de: ¿esta vida es mía?

Después del mejor Sunday, Sunday del año, se fue a Hawai (qué guay) y... ¡¡vaya semanita!! (o el viaje de la risa). Hubo un momento de blog-estrés, que superamos, aunque yo, lo reconozco, tenía cierta envidia cochina cuando preguntaba ¿y cómo es él?

Para relajarnos nos fuimos Rumbo a Cadiz-Fornia, donde pasamos una semana de casualidad en casualidad. A la vuelta nos acordamos de nuestros ex y cómo pasa el tiempo, aunque, dejémoslo claro: no fui yo.

En la vuelta al cole nos pusimos serias y hablamos del día que cambió el mundo, del problema vasco y también, de otras dos grandes preocupaciones de la humanidad: el verdadero salto del tigre y cuando dos son multitud.

Después hemos practicado el fresh banking y hemos descubierto que, a veces, la realidad supera a la ficción, pero nos hemos liado la manta a la cabeza, y mientras yo os decía aquello de “tiradme pan”, Api firmaba su “I’ll survive”.

Y así, mes a mes con vosotros, esos a los que Api llamó “amigos que yo quiero”, hemos llegado a diciembre y nos hemos dado al agua caliente porque nos hacemos mayores.

Doble deseo: Nueva York y más lectores

¡¡Feliz cumpleaños Api!!

5 comentarios:

LaNegra dijo...

Api, me has dicho que no te llame a las doce, pero tenía que estar, tú sabes...

Espero que seas el primer voto de la mañana.

Felicidades y besos...

pd. diga treinta y....

Aviso a Navegantes dijo...

Sólo una cosa, por aclarar...

El post es pelin ininteligible, lo sé, pero había que clavar un año en 365 palabras....

Son las reglas del juego....

LaNegra.

Tigris dijo...

Hola Negra:

Una bonita coincidencia que hayas escrito este precioso post el día del cumple de Api. Si me permites, me voy a marcar un homenaje a la mencionada. Pocas ocasiones se dan para celebrarlos: su funeral, su jubilación o su cumpleaños. Por suerte para nosotros, en este caso sólo cuenta el último de los casos.
Conocí a Api el rally de marras. Era mi segunda participación en este evento profesional donde todos nos conocemos desde hace años. Pero esta vez estaba la novedad de dos nuevas participantes. Seguro que sabéis de quiénes hablo. Mi participación fue un desastre, con el único consuelo de no repetir accidente en los karts, como me ocurrió hace unos años. Me importaba muy poco, ya que rápidamente dirigí mi atención a una de las “nuevas” participantes. Le pregunté a Pier, el organizador, que quién era esa chica tan guapa. “Se llama Api”, me comentó, “parece muy maja, aunque no la conozco mucho”. De manera disimulada alternaba el cordero de la comida con fugaces vistazos a su mesa. De este modo me convertí en el admirador secreto.
Los meses pasaron y el bueno de Pier (un verdadero encanto) hizo todo lo posible para que nos conociéramos. Fue el día de mi cumpleaños. Cenando en el Olsen recibo una llamada desde Hawaii de Pier y me comenta después que hay una persona que también quiere felicitarme. Después vino nuestro primer encuentro, el segundo y muchos otros más o menos memorables que han hecho pasar estos seis meses como el mejor de los suspiros que alguien pueda desear.

Api dijo...

Estoy buscando cómo incluir el icono ese que sale con los mofletes colorados de vergüenza, pero no lo encuentro.

Carne de messenger y de wii, a mi edad, madre de Dior...

LaNegra dijo...

Tigris... es que tú, eres muy grande también ;-)