lunes, 25 de febrero de 2008

No puedo con ellos...

Lo siento. Lo he intentado. Llevo 55 minutos mirando la tele de forma casi ininterrumpida. Estaba dispuesta a escucharlos, a los dos, pero me cansan. Me cansan mucho. He aguantado la parte social en la que apenas si han hablado de lo que a mi – una ciudadana media – me interesa más. Ahora han empezado con el terrorismo y yo, qué queréis que os diga, de esto he tenido ya 4 años. Too much para mi body.

Mira que lo he pensado: “no lo veo y ya está”. Pero luego me he acochinao en tablas. He pensado en ese café de mañana sin poder abrir la boca, o abriéndola sólo para decir “no lo vi, vi la serie de Antena 3” y no he tenido huevos. No soy ni tan valiente como para decir que prefiero una serie mala a los cuatro próximos años de gobierno, ni tan alternativa como para ponerme a leer, pasar del debate y mañana adoptar una postura de intelectual de vuelta de todo (especialmente teniendo en cuenta que la obra maestra que duerme en mi mesita es el último Harry Potter). Así que me he sentado y ale, a ver el primer cara a cara del siglo XXI (¡toma ya el Campo Vidal!).

He tenido un momentito álgido al principio, después de los dos discursitos iniciales, en el que me he dicho “cambia ahora Negra, que aún estás a tiempo”, pero me he acordado de Mblue diciéndome eso de “tienes que verlo aunque sea para protestar”, y me he venido abajo. Porque ahí, en la cosa de la participación, es donde a mi me tocan la fibra sensible. A mi alguien debió contarme alguna vez eso de la fiesta de la democracia y debió colar, porque lo llevo casi a rajatabla.

Yo tengo decidido el voto, muy decidido, pero llevo como escrito a fuego el “si no votas cállate”. Sólo ha habido una consulta electoral donde no participé, fue el referéndum de la Constitución Europea del 2005. No tenía ni idea de lo que quería, lo que decía el partido al que habitualmente voto no me convencía, y lo que explicaron los demás tampoco, se me pasó el plazo para votar por correo y no me apetecía hacer 400 kms para votar en blanco, así que no voté. Me costó un desacuerdo con el que entonces era mi chico (de esos que piensan que hay que votar siempre), un disgusto conmigo misma (que pienso lo mismo) y años de silencio (de momento 3 y los que me quedan hasta que se atrevan a hacer otro). Así que hoy, cuando Mblue ha dicho lo del protestar, me he acordado de eso y... aquí estoy, escribiendo sí, pero con la tele puesta.

Lo que os digo, 55 minutos he aguantado antes de encender el ordenador y ponerme a escribir. La tele sigue encendida, eso sí... no vaya a ser que al final digan algo nuevo y yo me lo pierda.

pd. Editado 50 minutos después de empezar a escribir el post...
Zapatero acaba de decir algo así como "no puedo hacer que todo el mundo tenga éxito, pero sí que todo el mundo tenga las mismas oportunidades para tener éxito. Buenas noches y buena suerte", que oye, le ha quedao ni tan fino... Que alguien me diga quién es su guionista, que lo mismo está soltero...

10 comentarios:

Tigris dijo...

Pues yo sigo pensando que el derecho a protestar no tiene que ir invariablemente unido al acto de votar. Que no, que paso. A un partido de marras ya tengo decidido que en la vida le votaré: es imposible que las señoras de Calle Serrano y yo tengamos un mismo punto de vista político, por mucho que Juaristi diga que él vota al PP por "higiene mental". La tan nombrada crispación por parte del PP está siendo utilizada por el PSOE para movilizar a todos sus potenciales votantes. Funcionó, para qué negarlo, en las elecciones pasadas, y el resultado ha sido una legislatura gris; vendiendo como grandes éxitos derechos que ya deberían estar en nuestra sociedad establecidos desde hace años (¿los matrimonios gays? Coño, es una vergüenza que no se hayan institucionalizado antes. Y lo mismo sobre la ley de la Dependencia y tantas cosas que nos separan de sociedades más desarrolladas). Como perfecto remate, me niego a apoyar al mismo partido que comparte escaños con los inútiles del PSC y su desastroso gobierno de Cataluña.
Vistos los partidos mayoritarios, vuelvo a renegar de IU, simpática coalición que tiene como miembro más destacado al PCE. Un partido en cuya fiesta anual del buenrollo invita a los partidos "hermanos" de Cuba y China. Basta leer Koba El Terrible de Martin Amis para tener presente a un partido que no ha renegado de una de las ideologías más sangrientas del siglo XX.
Cualquier acción alternativa (el voto a un partido minoritario o el mismísimo voto en blanco) la considero un esfuerzo inútil destinado a legitimar un inmerecido juego de intereses.

LaNegra dijo...

Hi Tigris,
pues... yo es que también me aprendí aquello de que la abstención apoya a la mayoría y como la mayoría va a ser de uno de los dos de anoche... pues, como que paso.
Hoy, un compañero del curro me ha comentado su fórmula. Asegura que él todos los años va, pilla una papeleta del PSOE, pilla otra del PP, las mete juntas al mismo sobre, y las introduce en la urna con una sonrisa.
Me parece casi tan magnífica como la histórica propuesta de 3MAPH: Darek for president!!!!

LaNegra dijo...

pd. yo es que a la fiesta del PCE iba siempre a ver al compañero Rosendo y a beber calimocho... a los discursos no llegaba nunca...

Tigris dijo...

Algo pasa con un partido cuyos simpatizantes (y tengo dos amigos que lo son y mucho), preferían colarse por una de las vallas del recinto antes que pagar una entrada que, en principio, los beneficios irían íntegros al partido que tanto apoyaban.

Federiko dijo...

Yo confesaré que sentía una gran expectación por el Debate, que esperaba una de esas noches televisivas históricas, en buena parte espoleado por el estupendo documental que emitió la Sexta el domingo, desmenuzando los debates de González y Aznar.

Y a mí también me defraudó, aburridísimo. Salvo el speech de Rajoy mirando a cámara en su primera intervención, que nos provocó la risa en casa, el resto del debate no nos reímos nada.

Y el rollo de mostrar durante escasos segundos esos gráficos de subida de vivienda en un caso-bajada en el otro, aumento de delitos en uno-bajada en el otro, etc., me pareció de patio de colegio.

Negraka, una vez más, tengo elementos comunes contigo. Yo también he votado siempre salvo en el referendum de la constitución europea. Creo que siempre hay que ejercer, aunque sea al menos malo. Yo al menos, nunca he votado convencido, salvo cuando votaba a los malos, para ser el más malo, precisamente.

Claro que por estas tierras tenemos la ventaja de no dejarnos llevar tanto por el bipartidismo oficial y siempre hay más donde elegir.

Y me enerva oír esos comentarios de que todos los políticos son iguales, unos chupones, etc. Probablemente todos sean iguales, sí, iguales a cada uno de nosotros, de eso se trata, que cada uno de nosotros podríamos estar ahí con mayor o menor fortuna. Cualquier alternativa a esta es sin duda peor, sean los sables o el dinero.

Y lo peor es que creo que esta parte final del discurso no es excesivamente catastrofista, viendo los tiempos que corren.

LaNegra dijo...

Estoy de acuerdo en que algo pasa, pero no sé si con los simpatizantes, o con tus colegas.

Yo la última vez que me arrimé por allí iba del bracete de un simpático vallekano que pagaba puntualmente la entrada al grito de "vamos a pagar, ¿no?, que los comunistas son buena gente". Y yo, a todo que sí, una porque yo a aquel le decía que sí a todo lo que él me dijera (qué guapo madre!!), y otro porque siempre he creído que el festival en cuestión se hace para recaudar fondos e impedir que nos convirtamos en una mala copia del modelo bipartidista norteamericano.

Que luego lo malgasten haciendo propuestas del tipo que no entren bicis en la Casa de Campo, pues también. Pero es que Inés Sabanés la mujer, había veces que no tenía nada que decir, y se lo inventaba...

Otra cosa (deberías consultarlo) es que tus colegas además de ser simpatizantes de IU estuvieran con la cosa del plan de ahorro.. que eso ya se sabe, que cuando lo intentas llevar a rajatabla, te nubla el entendimiento y se te acaba yendo la mano ;-)

LaNegra dijo...

Hi Federiko,
sí esa es otra cosa que no he dicho. Yo es que lo vi sola, y claro, no había con quién comentar ni los gráficos, ni los ojitos verdes de Rajoy (increíble, ¿eh?), ni la sorpresa de que fuera Zapatero el talantoso quien interrumpiera primero, ni la carita que se le quedó a Mariano cuando después de decir que en su época ministerial ETA estaba acabada el otro le dijo lo del 11-M...

Anónimo dijo...

Yo también lo vi solo (snifff); y con poco interés. Tampoco pude evitar encender el ordenador. Mi concepto de debate no es lo que salio en la tele. Pero no me esperaba más.

Yo ya tengo en casa el resguardo para recoger los impresos para poder votar por correo. Espero que esta vez no tenga que volver a escribir el nombre de los partidos a boli, porque si me dejo una "k" igual me dan el voto nulo. Y espero que nadie le diga el lunes a mi hermana:"ayer me llegó una carta de tu hermano. Si como estaba de presidente de mesas" Pues senior, ya sabe, mi voto secreto, el que estaba a boli.

EHHKR que ya está tonia desde muy muy lejos

Api dijo...

Yo también lo vi y apuntaría varias cosas, nada sesudas, que las reflexiones serias ya las habéis hecho vosotros.

Tremendo el traje de Manolito Chen. Y el papelón, que cada vez que extendía el brazo los otros dos se callaban al segundo, que una cosa es ajustarse a los tiempos y otra esa.

Qué decir del discursito final de Rajoy, con la niña española sin complejos pa cá y la niña para allá

La despedida final de Zapatero, con el buenas noches y buena suerte...


A mi en general me pareció un coñazo, estaban demasiado encorsetados. Habrá que ver el segundo, que seguro que es más pasional.


PD. Sorprendida estoy de la repercusiòn que ha tenido un post político. Negra, lo mismo nos hemos equivocado de enfoque.

LaNegra dijo...

Yo también Api, yo también...