miércoles, 18 de julio de 2007

El calor nos vuelve locos


Pues eso, que parafraseando la canción de ‘tus ojitos’, no sé qué tiene el verano que nos vuelve locos. A mí, por lo menos. Fue llegar a Madrid hace ya más de una década, con sus veranos y sus calores como Dios manda, y volverme loca. Cada vez que he empezado a salir con alguien ha sido en verano. Las aventurillas más interesantonas han coincidido también con las tórridas temperaturas ambientales. Este año no está siendo menos.

Pero, además, he detectado que no sólo me pasa a mí. El otro día quedé a comer con Allendelosmares, que anda penando porque su novia le ha dejado después de cuatro años. Me dijo que de los cuatro veranos que llevan (llevaban) juntos, ella le ha dejado tres de ellos.

Y ahora me entero que una de mis sufridoras laborales también está buscando un plan vacacional de última hora porque aquel que iba a compartir hipoteca y plan este veranon con ella… ya no. Y eso que todavía la gente no se ha ido de vacaciones, que es un periodo que también viene muy bien para ver con qué tipo de pareja compartes el resto del año. Descubrimiento que, en ocasiones, es letal.

Aquí dejo mi breve reflexión. Yo, por mi parte, estoy encantada de que con la cosa del cambio climático los domingos al sol en Latina se alarguen hasta noviembre.

A disfrutar del calor.

2 comentarios:

Friki Monki dijo...

Te imagino con la bici a ti y a tu "admirador" en plan Verano Azul por las calles de Latina. Si eso un día me avisáis que me llevo el acordeón.

pd: En invierno las parejas también se rompen. Doy fe.

Api dijo...

Hombre, friki, cuánto tiempo sin saber de ti. Qué tal por la tierrica???
besos